Nuestra historia

La iniciativa de promover valores surgió hacia 1994 inspirado por el Padre Mario Zañartu,

jesuita, para favorecer la construcción de un país solidario y justo. Desde ese año se

realizaron seminarios sobre Ética y Comunicación donde se generaron propuestas para

trabajar la promoción de valores en el ámbito de la Educación y las Comunicaciones.

 

Luego a mediados del año 1995, con el apoyo de destacados publicistas, sociólogos y

sicólogos se elaboro una propuesta comunicacional que se denomino “Campaña por la

Vida Buena”, hacia mediado del año 1996 comenzaron a aparecer diversos spots que

promovían actitudes de bien público, utilizando la mas avanzada tecnología audiovisual.

El “Ogro y Pollito” dos personajes de la campaña eran dos muñecos robotizados,

intensamente humanos que mostraban situaciones cotidianas donde estaba en juego los

valores. Se logró que medios televisivos y algunas empresas donaran espacios

gratuitamente durante aproximadamente 6 meses. El diseño de esa 1º campaña fue de

Eugenio García y la propuesta de personajes fue de Raúl Menjíbar; la producción de

Andrés Wood y su productora. junto con Paulina Labarthe, Cristian del Sol, Verónica

Muñoz, Isabel Castro.

 

El fuerte impacto de estos spots contribuyó a la incorporación de muchas personas a

esta causa. Evaluaciones efectuadas por el Consejo Nacional de Televisión, la empresa

de estudios de comunicación Feed – Back, expresaron que los spots tuvieron una alta

recordación universal en adultos, jóvenes y niños. Se constató que un amplio grupo de

personas opinaron que la Campaña por la Vida Buena era altamente valorada y que se

sentía era indispensable para el mejoramiento de la calidad de vida de los chilenos.

Surgieron luego los programas de talleres y seminarios para la educación destinados a

generar cambios en la forma de promover los valores en el sistema escolar formal. Se

formaron equipos profesionales que diseñaron nuevas estrategias para incorporarlos en

el currículo escolar y en las diferentes asignaturas.

 

Repentinamente falleció P. Mario Zañartu a 2 de enero del 1998; a los pocos meses un

grupo de sus colaboradores constituyen el primer directorio de la “Corporación de la Vida

Buena” y se procede a reorganizar el funcionamiento y los proyectos. Se definen

actividades como difundir y educar valores humanos compartidos como; aceptación de la

pluralidad y de la diversidad entre las personas; fomento de actividades cariñosas;

entrega generosa para fortalecer la dignidad de los desposeídos, y promoción de

actitudes de buena trato. En octubre del 1999 se constituye el primer directorio de la

Corporación y se inició administrativamente la institución.

Abrir chat
1
Escanea el código
¡Envianos una foto de tu historia!